• 用户名:
  • 密码:
社会融入

协会主席接受西班牙埃菲社采访
29/03/2014

La comunidad china vuelve a ver a España como un país «atractivo» para invertir, asegura el presidente de la Asociación de Chinos en España, Mao Feng, en una entrevista con Efe después de que el millonario chino Wang Jianlin haya comprado el emblemático Edificio España en Madrid.

Mao Feng confirma que efectivamente Wang Jianlin es «el empresario más rico de China» y desvela que antes de que él se marchase de su país para venir a España, hace ya 17 años, la empresa del magnate «ya tenía muchísima fama, tenía un equipo de fútbol y era el más fuerte de China».

Desconoce el funcionamiento del actual grupo de este multimillonario chino, dedicado a los hoteles y los centros comerciales de lujo y que recientemente ha adquirido el Edificio España en Madrid, ya que lleva «mucho tiempo» fuera de su país.

«Los chinos siempre están dispuestos a invertir en España. Lo ven como un país muy bueno para vivir, por el clima, por los españoles, a los que consideran como personas muy amables. Y sobre todo ahora que España está mejorando, más aún», comenta. Mao Feng argumenta que cuando se aprobó el año pasado la ley de emprendedores en España se produjo una retracción china a la hora de invertir en nuestro país, pero afirma que «poco a poco» van a venir más.

«Todos los chinos ven una oportunidad en España. Por ejemplo ahora, los pisos incluso son más baratos que en Pekín, en Shangai, la ciudad más grande de China. Aun estando España en crisis, algunos chinos lo han visto como una oportunidad de negocio», destaca.

Volviendo a la compra por parte de su compatriota del Edificio España, comenta que se enteraron la semana pasada y que sabían que se trata de un rascacielos «bastante famoso», que llevaba muchos años vacío, sin uso, lo que califica como «una pena». Por ello, si un empresario lo adquiere para hacer negocio considera que puede ser muy beneficioso para Madrid y para toda España independientemente de quien sea, aunque reconoce que si ahora es un chino, «mejor», ya que espera que les ayude a mejorar la imagen de esta comunidad en nuestro país.

Esa preocupación por la percepción que se tiene de sus compatriotas apunta a que viene motivada, no sólo por los rescoldos de la Operación Emperador, sino porque «hay quien se ha inventado rumores» de que venden «carne de gato, de perro, de viejos», lo que considera que perjudica mucho su imagen. «En estos rumores no hay nada de verdad. Creo que algunos medios buscan ser llamativos al público, lanzan rumores y les ha tocado a los chinos. Pero yo nunca he comido carne de gato, ni de perro. Ni aquí, ni en China tampoco. Nunca», asevera enfadado.

Para el presidente de la Asociación de Chinos en España, este tipo de distanciamiento tiene su origen en que existe «una gran diferencia de culturas» y reconoce que algunos de sus compatriotas están «un poco cerrados».

Pero se muestra esperanzado en que «poco a poco» esto vaya cambiando y las relaciones mejoren, ya que al fin y al cabo «la comunidad china no lleva en España mucho tiempo, unos 40 años», lo que considera como un periodo «todavía corto».

«Los chinos no hablamos mucho español. La primera generación apenas lo habla, pero a partir de la segunda todo el mundo habla español, se comunica, tiene relación con los españoles... Y estoy seguro de que mejorarán las cosas», vaticina optimista.